Tan triste como la vida misma

Había una viuda de avanzada edad que vivía en un pequeño piso de una pequeña ciudad. Tenía tres hijos que cuando tuvieron la ocasión se fueron a vivir a otros lugares. Apenas iban a visitar a su madre.

La mujer solía salir por las tardes a tomar el sol con las vecinas. Charlaban de esto y de aquello, de todo y de nada. Ella se sentía cada día más sola, ahogándose en una vida rutinaria sin nada ya por lo que poder luchar.

Un día, cuando la anciana salía a su balcón a regar los tiestos, se dio cuenta de que unas golondrinas habían elegido su casa para colocar allí su nido. Ella se alegró, y pese a los consejos de sus vecinas que le decían que quitase el nido para que no le ensuciaran el balcón, ella les daba migas de pan para que comiesen.

Todos los días sus pequeños inquilinos venían a su ventana para cantarle y ella salía y les daba unas miguitas.

Los días se hicieron semanas, las semanas meses, y los meses años. Los hijos apenas fueron a verla en vida, pero aún después de su muerte, los pajaritos iban cada día a cantar a su ventana, esperando ver a la anciana con unas migas en la palma de su mano.


Cuento "El nido" publicado con permiso del autor. Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.

6 besitos:

Qué triste realidad. Cuántas personas hay en esta situación.

Que bonito el cuento... Pero a la vez es triste la gran verdad que esconde detrás :(

Ais...que bonito y que triste a la vez...lo peor de esto es que es la realidad de muchas personas mayores...voy a darle un achuchon a mi madre!

Muy bonito y muy triste...
Como la vida

Me ha recordado al poema "Ya era muy viejecita" de Buesa, mi poeta favorito. También habla de una señora que se fue quedando (en ese caso, de su madre, ya que él estaba desterrado y no podía volver a Cuba), es muy enternecedor...

La soledad es una de las cosas que más miedo dan. Un dato: dentro de 10 años los mayores de 60 años serán un quinto de la población europea. En España, por fortuna, siempre ha habido un mayor sentido familiar. Espero que, aunque la estructura social está cambiando, no nos olvidemos de los que un día nos estuvieron aguantando a nosotros.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario! ^_^